Las algas como alimento: ¿futuro o presente?

El crecimiento de la población mundial y en consecuencia la necesidad alimentaria hacen que se extienda la busqueda de alternativas a las dietas humanas. En un planeta compuesto en tres cuartas partes por agua, en algunas zonas es desconocida la importancia de las algas marinas en la cadena alimentaria.

 

Aunque su consumo alimenticio está extendido por todo el mundo, en países como España, con una gran superficie costera, no son muy conocidas como tal. Sin embargo las algas están presentes en muchos productos y hacemos consumo de ellas en: pasta dentífrica, cosméticos, champú, comidas para bebés, derivados lácteos, cremas, sopas instantáneas y alimentos para animales.

Considerados como vegetales, “llamados por algunos las verduras del mar”, son saludables, abundantes, escasamente aprovechadas y en algunos casos se prestan bien al cultivo controlado. Al ser un alimento con alto valor nutritivo, nos proporcionan cantidad de vitaminas, minerales y oligoelementos en dosis pequeñas que no suelen estar presentes en alimentos más comunes. Entre sus propiedades están las de estimular las glándulas endocrinas, la circulación sanguínea, los intercambios minerales, la eliminación de toxinas y la capacidad de equilibrar el organismo.

 

Por lo general las algas utilizadas en alimentación se someten a proceso de conservación por secado o se guardan en envases herméticos. Tan sólo en las islas del Pacífico se mantiene la costumbre de consumir frescas algunas especies, dado el fácil acceso que tienen a ellas las comunidades del litoral.

Se pueden comer en las ensaladas, sopas, arroces, guisos, etc. Son un ingrediente indispensable para preparar sushii y otros platillos orientales. Se pueden añadir a las legumbres y al arroz como verdura y utilizar en pizzas, empanadas, tortillas. Hay que tener cuidado en añadir sal cuando se utilicen las algas.

 

Algunas algas de gran interés alimentario

NORI
Siendo el producto más importante en la agricultura de Oriente, su cultivo industrial tradicional se hace en Japón, China y Corea. Sabrosa y especialmente rica en en proteínas y en vitaminas A y B12, calcio, hierro y potasio. Facilita la digestión, ayuda a eliminar cúmulos de grasa y es de gran ayuda para controlar el colesterol y la arteriosclerosis.

 

KOMBÚ
Se usa como verdura y se añade a platos de cereales o legumbres por su propiedad de ablandar la fibra, lo que ahorra minutos de cocción y aporta un grato sabor. Es de las más ricas en yodo, también contiene calcio, hierro y vitaminas A y B. Su contenido en ácido algínico hace que actúe como limpiador natural y eliminador de toxinas para los intestinos.

 

WAKAME
Es la más indicada para iniciarse en el sabor de las algas y muy versátil en la comida, aunque es preferible tomarla cruda en ensaladas, también se utiliza hervida en sopas y acompañando a pescado o pollo, o cocinada al horno.
Rica en minerales sobretodo calcio, vitamina C y del grupo B. Esta aconsejada para el crecimiento de uñas, cabello y para el cansancio.

 

HIJIKI
Su contenido en calcio es 15 veces superior al de la leche. Se ha de consumir en pequeñas cantidades y se la considera el alga de regeneración por excelencia, se dice que los japoneses deben su cabellera característica a su consumo regular