Los habitantes de Okinawa, una isla de Japón, son los humanos más longevos del planeta… ¡y disfrutan de buena salud! Los científicos lo atribuyen, entre otros factores, a su dieta. ¿Quieres saber qué comen?

Japón es el país que tiene más personas mayores de cien años de edad del mundo. Entre ellos los habitantes de la isla de Okinawa que además de su longevidad presentan un envidiable estado de salud. El motivo:

La Dieta Okinawa, ¿el secreto de la longevidad?

 

Este fenómeno ha sido estudiado por científicos de todo el mundo que han llegado a la conclusión de que su dieta tiene mucho que ver en su saludable y larga vida. Han constatado una tasa muy baja de incidencia de enfermedades cardiovasculares y cáncer entre sus habitantes.

La dieta de los habitantes de Okinawa incluye una media de tres raciones de pescado a la semana, verduras, soja, algas kombu, cereales integrales, calamares, pulpo, y tofu (Okinawa tiene el mayor índice per cápita de consumo del mundo). Entre los vegetales que consumen destacan una especie de batata morada –rica en flavonoides, licopeno, carotenoides y vitamina E– y pepinos amargos.

 

La dieta de los habitantes de Okinawa es baja en calorías, azúcar y grasas animales, y rica en vegetales, al igual que que la del resto de las llamadas zonas azules del mundo.

 

Los expertos hablan de la influencia de la alimentación entre los factores de envejecimiento y le atribuyen una responsabilidad del 30% en la longevidad. En estudios realizados entre los habitantes de las llamadas zonas azules del mundo que son las zonas con mayor concentración de habitantes longevos, se ha comprobado que tienen en común ciertos aspectos de su alimentación, consumen: una dieta baja en calorías, con pocas grasas animales y muchos vegetales y poco azúcar.

La socialización también parece ser unas de las razones de la longevidad y también tener un propósito vital, los ancianos de Okinawa siempre tienen una razón para salir a la calle. Se concentra en esta isla un gran número de mujeres activas de más de 70 años de edad (no se jubilan).

Una máxima de Confucio por la que se mueven sus habitantes es “Hara hachi bu”, comer hasta que tu estómago esté al 80%, es decir, sin llenarnos.

La combinación de la dieta, el ejercicio físico, la socialización y una actitud mental positiva son, según los investigadores, factores que influyen en la longevidad de los habitantes de esta isla.